Un Snapdragon 820, el nuevo Snapdragon 835 y una moneda de un centavo de dólar. Imagen. Qualcomm

Qualcomm se subió al escenario del CES 2017 para presentar su último chip de gama alta, pero en lugar de potencia bruta nos habló de eficiencia. El nuevo Snapgradon 835 es un 25% más eficiente que la generación anterior, lo que se traduce en una mayor autonomía para nuestros teléfonos.

¿Cuánta autonomía exactamente? Según la propia Qualcomm, más de un día de conversación ininterrumpida o siete horas de reproducción de vídeo 4K en streaming. El secreto está en los transistores FinFET de Samsung que permiten fabricar el chip con tecnología de 10 nanómetros. El Snapdragon 835 es un 35% más pequeño que su predecesor, lo que impulsa su eficiencia y hace posibles dispositivos más delgados o con baterías más grandes.

Advertisement

Además es el primer chip que integra el sistema de carga rápida Quick Charge 4, un 20% más rápido y un 30% más eficiente que la versión que incorporan teléfonos como el Google Pixel. La nueva iteración de Quick Charge puede llenar una batería a la mitad de su capacidad en menos de 15 minutos y ofrece hasta 5 horas de autonomía con 5 minutos de carga.

Advertisement

En cuanto a sus procesadores, el Snapdragon 835 lleva cuatro núcleos Kryo 280 de hasta 2,45GHz y una potente GPU Adreno 540 que mejora el rendimiento en tareas gráficas exigentes como la realidad virtual. ¿Veremos el chip integrado en cascos VR y de realidad aumentada? Apuesta por ello.

En el apartado de fotografía, el Snapdragon 835 combina un procesador de imagen Spectra 180 y un procesador de señales Hexagon 682 con la Adreno 540 para mejorar la calidad y la velocidad del enfoque y de la captura de imágenes. El chip también se adapta a la nueva oleada de móviles con doble cámara: es compatible con un solo sensor de hasta 32 megapíxeles o dos sensores de hasta 16 megapíxeles cada uno.

Advertisement

El chip incorpora un módem Snapdragon X16 que soporta descargas de hasta 1 Gbps por LTE y WiFi 802.11ad con descargas de hasta 4,6 Gbps. Por último, es un chip más seguro: permite almacenar datos personales como tarjetas de crédito en una memoria cifrada y protegerlos con sistemas de reconocimiento facial o por voz, así como con la huella dactilar.

Habrá que esperar a los benchmarks para saber si el Snapdragon 835 es el procesador más potente del mercado. Podemos estar seguros, eso sí, de que nos traerá smartphones con mayor autonomía gracias a esa notable reducción de tamaño y el ahorro de energía. [Qualcomm]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.