El portaaviones USS George H.W. Bush (Foto: AP Images).

Aterrizar un avión en un buque en movimiento requiere de un tipo de precisión que muy pocos seres humanos pueden controlar, incluso con la ayuda de tecnología avanzada. Un estudio asegura que aterrizar en un portaaviones ocasiona más estrés a un piloto que el combate en tierra a un soldado.

Por esta razón, aterrizar a la perfección en un portaaviones es motivo de tanto orgullo para los pilotos.

Sin embargo, el pentágono tiene un plan. Pilotos de cazas F/A-18E/F Super Hornet y EA-18G Growlers están llevando a cabo prácticas de aterrizaje sobre el portaaviones USS Washington (CVN 73), para probar un nuevo y fascinante sistema de aterrizaje llamado “Tecnologías de Guía Marítima Aumentada con Controles Integrados y Sistema de Precisión para Acercamientos a Portaaviones”, conocido simplemente como “MAGIC CARPET”, por sus siglas en inglés (“Alfombra Mágica”, en español).

El sistema se encarga de muchos de los aspectos más estresantes de aterrizar en un portaaviones, como tener que medir el curso de aterrizaje mientras el buque está en movimiento, además de todo lo que debe tomar en cuenta el piloto mientras se acerca al buque (reducir la velocidad, ajustar el nivel del avión, etcétera), como explica USNI News.

Advertisement

Con Magic Carpet, el piloto solo se encargará de controlar la trayectoria de vuelo. Y debido a que el Boeing F/A-18E/F tiene controles de vuelo digitales, esto le haría aún más fácil el trabajo de aterrizar.

En consecuencia, el sistema mejora la seguridad y la eficiencia de los pilotos, pasando gran parte del estrés del aterrizaje al sistema. Por motivos de seguridad el piloto siempre estará en control de la aeronave, pero con Magic Carpet va a tener una gran ayuda, como explica Breaking Defense:

Advertisement

“Es como el caso de los cisnes, que se ven tan elegantes, graciosos y tranquilos en la superficie pero debajo del agua están moviendo sus palmas bruscamente para poder desplazarse. Con Magic Carpet, la computadora está haciendo ese movimiento y remando, haciendo pequeños ajustes de una forma más rápida y precisa que lo haría un humano.

Cuando Magic Carpet se activa el piloto ni siquiera necesita controlar directamente los alerones del avión, su aceleración u otras características. Solamente tiene que seleccionar la trayectoria y el ordenador será responsable de hacer todos los ajustes para que el avión la siga. De esta forma, el piloto podrá verificar un aspecto a la vez al volar (ángulo, velocidad, etcétera) mientras el ordenador se encarga de los otros y los mantiene bajo control.

El piloto sigue siendo una parte muy importante del sistema, solo que estará asistido por un sistema automatizado.”

Navy Aviation News también conversó con un oficial del Comando de Sistemas Aéreos de la Armada (NAVAIR) acerca de las maravillas de Magic Carpet:

Sponsored

“Todos los resultados mostraron mejoras de más de 50% en cuanto a la dispersión al hacer contacto con el portaaviones, en comparación con las técnicas de control de aterrizaje que usamos hoy en día”, comentó James “Buddy” Denham, ingeniero aeromecánico de NAVAIR.

La dispersión al aterrizar son aquellas diferencias entre el punto ideal de aterrizaje y el punto en el que termina haciendo contacto el avión.

Se espera que el sistema Magic Carpet esté listo y comience a implementarse en las flotas de aviones durante el año 2019. De hecho, NAVAIR recibió la orden de implementar el sistema lo más pronto posible, gracias a que ha tenido pruebas tan exitosas.

Advertisement

Por supuesto, todavía no están listas todas las características y posibilidades del sistema. Los pilotos e ingenieros seguirán probando y experimentando con Magic Carpet mientras llega el momento del lanzamiento de la versión final.

Cuando esté listo, Magic Carpet logrará que la Armada tenga a sus pilotos con menos estrés y lleven a cabo aterrizajes más seguros.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.