En el mundo de los roedores, Hungry Hungry Hamsters es el equivalente a una superproducción de HBO. Se trata de una serie protagonizada por hamsters reales que se desarrolla en una ciudad en miniatura. Si crees que todo esto es absurdo, espera a ver la ciudad.

Han hecho falta 50 personas trabajando a destajo durante 1.950 horas para dar vida a las calles del encantador pueblecito en el que vive la familia de roedores protagonista. El nivel de detalle es sencillamente exquisito. Cada rincón de la ciudad no solo está iluminado a conciencia, sino que cuenta con decenas de pequeños detalles desde plantas, tiendas o mobiliario urbano hasta carteles electorales de un hamster con aspecto de Trump o pintadas en las paredes.

Fotos: Behancé

Aparte de los decorados “exteriores”, los productores de la serie (la agencia Leavingstone) han creado decorados interiores para las casas o las tiendas con aún más detalle que los de fuera.

En cuanto a la serie en sí, consta ya de nueve episodios y es todo lo rara que uno puede esperar de algo protagonizado por hamsters reales. Los roedores se pasean de aquí para allá haciendo lo que mejor saben hacer (comer y olisquearlo todo) mientras una voz en off hila los planos como si se tratara de una sit-com. Aquí os dejamos un par de capítulos. El resto los podéis encontrar en Behancé.

Hay hasta un episodio en el que la ciudad es atacada por un monstruo gigante (un conejillo de indias) y los hamsters se enfrentan a él usando pequeñas catapultas. Como idea de serie es discutible, pero hay que concederle que la puesta en escena es brutal. [Behancé, vía Abduzeedo]

Advertisement