En enero de este año disfrutábamos con las impagables reacciones de un grupo de personas a las que se les mostraba porno en realidad virtual por primera vez. La empresa responsable de esos vídeos en 3D acaba de llegar a un acuerdo con un fabricante de juguetes eróticos. El resultado son los primeros accesorios sexuales para porno virtual.

En realidad era de esperar. La industria del porno no solo es pionera en adoptar nuevas tecnologías, también abraza con entusiasmo cualquier idea que incremente la sensación de inmersión de sus productos y, de paso, haga más difícil la piratería.

En este caso los pioneros son VirtualRealPorn (una productora especializada en porno virtual) y Lovense, un fabricante de juguetes sexuales de alta gama. Lovense solo tiene dos modelos en su catálogo: Max y Nora, pero no son dos vibradores cualquiera. Comercializados en 2013, estos juguetes para él y para ella están especialmente pensados para paliar los inconvenientes de las relaciones a distancia. Se conectan entre ellos, e incluso pueden controlarse de forma remota a través de una aplicación móvil.

Advertisement

Ahora, estos juguetes inalámbricos de alta tecnología acaban de aprender un nuevo truco: sincronizarse con escenas de porno virtual para visores Oculus Rift. En otras palabras, los complejos motores de los juguetes se sincronizarán con los movimientos de los actores y actrices de estos vídeos porno. Para que funcione no hace falta nada más que descargar el vídeo de pago correspondiente. La secuencia de comandos para cada juguete sexual está codificada y se envía al dispositivo mediante Bluetooth.

A medida que pase este año, también serán compatibles con las Samsung VR, y con otros modelos de visor como las Google Cardboard, las Homido o Dive. Si hay una industria, aparte de la de los videojuegos, capaz de impulsar el desarrollo de los visores de realidad virtual, esa es la del porno. [Lovense vía Wired]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)