2.250 metros. Esa es la distancia que ha cubierto Franky Zapata a bordo de su Flyboard Air y un nuevo récord Guiness. La nueva prueba alimenta aún más las esperanzas alrededor de este pequeño vehículo volador que deja en el más absoluto ridículo a esos patines autoequilibrados que pretenden que llamemos hoverboards.

Obviamente, el Flyboard Air no es precisamente un juguete. Es capaz de propulsarnos por el aire a velocidades de hasta 55 kilómetros por hora, más que suficiente como para que no lo contemos en caso de estamparnos contra un obstáculo. Según su inventor, también podría subir hasta los 3.000 metros de altura, aunque aún no se ha probado por razones de seguridad. De todos modos no parece probable que las autoridades de ningún país permitan semejante techo.

Por esa y por otras razones, el Flyboard Air aún está en fase de pruebas. El vuelo que ha batido el récord de distancia ha tenido lugar en la localidad costera de Sausset-les-Pins, en Francia.

Advertisement

La turbina que propulsa al fundador de Zapata Racing como si se tratara del villano de Spider-Man Green Goblin tiene una autonomía máxima de 10 minutos y se alimenta de una mochila en la espalda del piloto. Franky Zapata es el inventor de una tabla que puede mantenerse en el aire propulsando agua a través de un tubo y el invento ya está disponible en algunas playas para los más atrevidos. Conservamos la esperanza de que el Flyboard Air sea un medio de transporte real algún día, aunque sea en circuitos cerrados sobre las olas. [vía Amar Toor]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.