The Witcher 3 es uno de los mejores juegos RPG de los últimos años, y de eso no queda dudas. Pero antes de que fuera un RPG de acción con su estilo de combate tan peculiar, en el año 2002, el primer prototipo parecía más bien un clon de Diablo. Afortunadamente, esto cambió.

La primera entrega de la saga The Witcher no llegó al mercado sino fue hasta el año 2007, pero desde muchos años antes ya estaban trabajando en esta maravillosa adaptación como videojuego de la obra del autor Andrzej Sapkowski. Pero Ryszard Chojnowski, quien fuera líder de proyecto en el año 2002, ha publicado un vídeo demo de lo que fuera el juego en ese año. Y luce demasiado diferente.

Advertisement

El primer prototipo de The Witcher parecía más bien un clon descarado de la saga Diablo, basando su jugabilidad en el típico point-and-click de la saga. De hecho, Chojnowski asegura que estaba inspirado en el juego Baldur’s Gate, por lo que su parecido a Diablo es indudable.

Eso sí, más allá del tipo de juego, esta versión de The Witcher permitía al jugador crear su propio personaje y darle el aspecto y características deseadas (vamos, como Diablo), en lugar de simplemente hacerle jugar y vivir la historia de Geralt de Rivia. El famoso brujo, en cambio, sería un personaje del juego que ayudaría en ciertas ocasiones al jugador.

Advertisement

Afortunadamente, CD Projekt RED cambió sus planes y lo que vimos en el año 2007 fue muy diferente. Un título que si bien no terminó de definir su jugabilidad hasta su secuela, The Witcher 2: Assassins of Kings, si que nos ha narrado una historia maravillosa en tres entregas.

Y ahora, The Witcher 3: Wild Hunt es su obra maestra, con un mundo abierto espectacular y muchísimas misiones e historias por completar, además de ese maravilloso diseño de personajes y escenarios que no deja de maravillarnos. [Ryszard Chojnowski vía Kotaku]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)