El presidente de EE.UU. tendrá nuevo avión, y no será otro que el enorme Boeing 747-8. Este aparato, de 76 metros de largo y 65 de envergadura, sustituirá a los dos viejos 747 actuales de la flota presidencial. Sin embargo, el nuevo 747-8 no estará operativo probablemente hasta 2023. Mala suerte, Obama.

El gobierno de EE.UU. ha confirmado la elección preliminar del Boeing 747-8 como nuevo avión presidencial. No había muchas opciones. El avión debía ser un aparato de fuselaje ancho de cuatro motores y la única otra alternativa era el Airbus A380. Y hay una diferencia, ya se sabe. Airbus es una firma europea y el Airbus A380 se fabrica en Europa, mientras que Boeing es tecnología patria de barras y estrellas. La decisión se ha tomado en concurso abierto y en "plena competencia", dicen las fuerzas aéreas estadounidenses, pero seguro que Airbus no tenía muchas esperanzas.

El nuevo 747-8 reemplazará los dos actuales 747 de 25 años de antigüedad ahora mismo en la flota presidencial. Sin embargo, según Bloomberg, el nuevo Air Force One no entrará en servicio al menos hasta 2023. Y el coste será un problema, ya que no hablamos de un avión cualquiera. Adaptar el 747-8 para convertirlo en un Air Force One, capaz de repostar en pleno vuelo y con comunicaciones seguras a bordo, no será barato. El gobierno de EE.UU. ha destinado 1.650 millones de dólares a la tarea.

Debajo puedes ver una comparativa del tamaño del Boeing 747-8 respecto a otros aviones similares. Cualquier que sea el presidente de EE.UU. que suba a este nuevo aparato, no será el único jefe de Estado en hacerlo. El gobierno de Kuwait tiene uno, y también la familia real de Catar.

Imagen: Wikimedia Commons

Fotos: AP

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)