Breakthrough Starshot acaba de dar otro paso importante para lograr su objetivo. El proyecto impulsado por Stephen Hawking y el millonario ruso Yuri Milner que busca lanzar una nave interestelar para explorar un exoplaneta similar a la Tierra ya prueba sus primeros prototipos.

El pasado día 23, un cohete indio ha puesto en órbita seis diminutos satélites llamados Sprites. Cada una de estas sondas es solo un circuito integrado de 35 mm de lado y pesa cuatro gramos. Sus dimensiones son engañosas, porque en ese diminuto formato esconden paneles solares para su funcionamiento, una antena de telecomunicaciones, un procesador central y sensores como giroscopio y magnetómetro. De momento ya han batido el récord, el del satélite funcional más pequeño del mundo.

Uno de los satélites Sprite. Foto: Breakthrough Starshot

De momento, el equipo de Breakthrough Starshot, liderado por el investgador de Harvard Zac Manchester, ya ha logrado contactar con una de los sondas. El resto esperan en la bodega de carga del satélite italiano Max Valier a ser liberadas. Un problema de comunicaciones con el satélite nodriza ha impedido de momento enviar el comando para soltar los Sprites, pero la comunicación con el que está en el exterior ya es un éxito.

Advertisement

Los satélites son un comienzo humilde, pero quizá un día sean recordados como el prototipo Mark I de la nave que nos llevó a descubrir vida extraterrestre o el primer planeta habitable. El objetivo a largo plazo de Breakthrough Starshot es enviar una sonda impulsada por velas solares a nuestro sistema estelar más cercano, Alpha Centauri. La idea es que una serie de láseres de alta potencia desde la Tierra impulsen la sonda hasta que alcance una cuarta parte de la velocidad de la luz.

Aspecto que tendrá la sonda definitiva que viajará a Alpha Centauri. Imagen: Wikipedia

La sonda tardará 20 años en cubrir los 4,2 años luz que nos separan del sistema binario Alpha Centauri y su planeta, Proxima Centauri b. Una vez allí podría tomar mediciones y hasta imágenes del exoplaneta como nunca se ha hecho antes. Se da la circunstancia de que ese planeta es, ademas, el candidato en zona habitable más próximo a la Tierra.

Por supuesto, aún quedan muchos años y muchos retos técnicos que superar antes de que esa nave salga de nuestro planeta. Antes de eso, Breakthrough Starshot lanzará toda una red de Sprites que se usarán para estudiar la magnetosfera terrestre. Por lo menos ya hemos comprobado que los sistemas del primer prototipo funcionan en el espacio. [vía New Scientist]

Advertisement