El puente de El Marco probablemente no es lo que te imaginas cuando piensas en un puente internacional. Mide solo 3.2 metros de largo y 1.45 metros de ancho. A pesar de su tamaño, este puente es un punto de referencia importante, ya que conecta España y Portugal.

Localizado de un lado en el distrito de El Marco en Badajoz (España) y de otro lado en Arronches (Portugal), es el puente internacional más corto del mundo. Los países están separados por el rió Abrilongo. En ambos lados hay mojones que le indican al viajero si está en España o en Portugal.

Advertisement

La historia del puente es curiosa. Por ejemplo, aunque se considera un puente pequeño, su tamaño actual es resultado de una ampliación. En los años 90, el puente consistía en unas tablas de madera. Posteriormente, se añadieron unas pletinas metálicas y un pasamanos para hacerlo más seguro.

Advertisement

Además, antes de que Portugal y España entraran a la Unión Europea, el puente de El Marco también fue un foco de transacciones ilegales. Los contrabandistas solían usar el puente para pasar sus mercancías (las autoridades de ambos países convenientemente siempre miraban a otro lado). Los comerciantes de la zona también venían a vender sus mercancías en el puente. En la parte portuguesa vendían café y toallas, mientras que en la parte española se vendía vajilla, vino y cuchillos.

La actividad ilegal cesó cuando se firmó el Acuerdo de Schengen, que eliminó las fronteras entre los países miembros de la Unión Europa. El puente actual se construyó en 2008 con fondos proporcionados por la UE.

Si quieres experimentar lo que se siente cruzar entre dos países en segundos, debes visitar el puente. Por desgracia (o por suerte), y a diferencia de muchos puentes en el mundo, no se puede atravesar en coche.