El pasado viernes se puso por fin la última pieza al edificio One World Trade Center: la antena que lo culmina en todo lo alto. Esa antena lo convierte en el tercer edificio más alto del mundo, con 541 metros de altura. Para celebrarlo, la autoridad portuaria de Nueva York acopló una cámara GoPro a la antena en el momento en que se izó para ajustarla el edificio. Las imágenes son espectaculares.

La antena de metal pesa 22 toneladas, pero si sumamos el resto de componentes (engranajes, escaleras, sistema eléctrico...), su peso total es de 40 toneladas. Funcionará como equipamiento de comunicaciones para los medios de la zona. En lo alto se ha instalado una potente luz con 288 módulos LED. Esta luz se verá a 80 kilómetros de distancia en una noche despejada. Impresionante. [PANYNJ via Laughing Squid]