La última antena llega al radiotelescopio más grande del mundo

Construir un radiotelescopio formado por 66 antenas no es tarea sencilla cuando cada antena mide 12 metros de diámetro, y hay que transportarla con sumo cuidado hasta la planicie chilena de Chajnantor, a más de 5.000 metros de altura en el desierto de Atacama. Esta antena pone por fin el broche de oro al radiotelescopio ALMA (Atacama Large Millimeter / Submilllimeter Array), el más grande y potente del mundo.

Aunque comenzó a operar a comienzos de 2013, la instalación no podía alcanzar todo su potencial hasta que se instalasen todas sus antenas. ALMA es el radiotelescopio más grande de los formados por varias antenas. La instalación más grande con una única antena sigue siendo el radiotelescopio de Arecibo, en Puerto Rico. En 2016 está previsto que lo supere el Five hundred meter Aperture Spherical Telescope (FAST) en China. [vía NRAO]

Fotos: Ariel Marinkovic / X-Cam; ALMA (ESO/NAOJ/NRAO)

El radiotelescopio más grande y potente del mundo comienza a funcionar

Sobre estas líneas podéis ver el delicado proceso de transporte de una antena de radio de 12 metros de diámetro. La antena es la última de las 25 que aporta Estados Unidos, y sirve de pistoletazo de salida al mayor proyecto de observación astronómica del mundo: el radiotelescopio ALMA, en Atacama, Chile.

ALMA (Atacama Large Millimeter / Submilllimeter Array) es un proyecto internacional. 25 de las antenas han sido desarrolladas por el consorcio europeo AEM, otras 25 proceden de estados Unidos, mientras que las 16 restantes son de las agencias espaciales del continente asiático.

Advertisement

Ubicado a poco más de 5.000 metros de altitud en la llanura Chajnantor, la instalación comenzó su andadura oficial en marzo de este año, y ya nos ha dado algunos datos espectaculares, pero es ahora cuando puede alcanzar su máximo potencial. ALMA es capaz de 'fotografiar' objetos a distancias enormes gracias a que trabaja en longitudes de onda de entre 0,32 y 3,6 milímetros, más allá de la luz visible por el ser humano. Se calcula que su resolución es 10 veces la del telescopio espacial Hubble. [ESO]

Foto: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO), J.Guarda