El rascacielos más alto de China crece a un ritmo de un piso nuevo cada cuatro días. Cuando esté terminado, Shenzhen's Ping será el edificio más alto de China (de momento) y el segundo más alto del mundo. La torre, de 659 metros y 115 pisos está creciendo rápido. Sus trabajadores, según DesignBoom, completan una nueva planta cada 96 horas. El Burj Khalifa, por citar una referencia se completó a un ritmo de un piso nuevo cada siete días aproximadamente. [Foto: Daniel Berehulak / Getty Images]