Magic Leap es el rival más cercano a Hololens. Se trata de una compañía que está fabricando un visor que también mezcla los gráficos generados por ordenador con el mundo real. El problema es que las patentes de ese prometedor dispositivo no son originales, sino copiadas.

A comienzos de este mismo año salieron a la luz una serie de patentes sobre lo que nos depara la increíble plataforma de realidad virtual de Magic Leap. El problema es que las ilustraciones de esas patentes son copias prácticamente exactas de conceptos ideados por otros. Las imágenes hablan por si mismas. A la izquierda podéis ver el dibujo que Magic Leap presentó junto a sus patentes. A la derecha una captura del concepto original.

Advertisement

Esto es Sight un corto rodado por estudiantes en el que una persona con ojos biónicos juega a Fruit Ninja con verduras reales mientras se hace el almuerzo.

En 2008, el estudiante de diseño de interfaces Ivan Tihienko ideó Ringo, un sistema de menús holográfico.

El concepto de este guante de bombero con menús virtuales es obra del diseñador de interacciones Joesph Juhnke. Se llama The Future of Firefighting.

Por su parte, el diseñador Michaël Harboun y su equipo idearon el Proyecto Aeon, una interfaz para viajar a destinos exóticos mientras estamos parados en un atasco con el coche.

Estas dos imágenes provienen de la tesis doctoral de Greg Tran titulada Meditating Mediums. The Digital 3D presentada en la Escuela de Diseño de Harvard. Tran trabaja hoy para Samsung.

Esta última patente seguro que le resulta familiar a más de uno

El crédito de haber destapado estas imágenes corresponde a una galería de Imgur publicada por Brendan Scully, jefe de desarrollo de negocio de la compañía de realidad virtual Metaio. En Gizmodo hablamos con algunos de los autores originales de estos trabajos. Tres de ellos pudieron confirmarnos que Magic Leap no se puso en contacto con ellos para utilizar esas imágenes. Uno ni siquiera había oído hablar nunca de la compañía.

Advertisement

John Farrell, un prominente abogado especializado en patentes de Silicon Valley, explica que la situación es muy inusual. Los abogados de patentes insisten en que todas las imágenes contenidas en una patente sean originales. Es arriesgado copiar una imagen sencillamente porque la oficina de patentes puede rechazar la solicitud.

Si copias una imagen de otra persona y la incluyes en tu patente, es probable que no puedas patentarlo, o que la imagen original puede ser utilizada para invalidar la patente. Las ilustraciones adjuntas a una patente se suelen usar para describir una nueva invención, pero si el dibujo original es obra de otro, lo que describes no es nuevo en realidad.

Sin embargo, en este caso hay una matiz. Magic Leap no está tratando de patentar lo que aparece en las imágenes, sino el mecanismo que permitiría hacer realidad esas interfaces de usuario. Ese es precisamente lo que nos comentaron desde Magic Leap cuando nos pusimos en contacto con ellos:

Algunas de las imágenes que hemos utilizado para la patente han sido obtenidas de trabajos provenientes de diferentes sectores como el entretenimiento, la medicina, la educación, la medicina, o el comercio. Imágenes como esa son las que definen las expectativas que los consumidores tienen sobre la realidad virtual y aumentada. Quisimos usar esas imágenes precisamente para demostrar lo que nuestra tecnología puede hacer posible. Nuestras patentes giran alrededor de esa tecnología, no de las imágenes en sí. También nos planteamos usar hasta el ajedrez virtual que aparece en Star Wars sencillamente porque da una idea de las posibilidades del invento.

Incluso aunque Magic Leap haya copiado flagrantemente las imágenes, podría ser muy complicado emprender acciones legales contra la compañía por infringir el copyright. Ferrel explica que las imágenes podrían entrar en el concepto de derecho anglosajón conocido como uso legítimo o razonable (Fair Use Exemption) ya que solo se usan con fines ilustrativos. Sería complicado probar que haber copiado esas imágenes ha causado un daño en los trabajos originales.

Por otra parte, es posible que a los creadores de estos trabajos no les importe su uso por parte de una compañía emergente que acaba de lograr 542 millones de dólares en financiación. Michaël Harboun, por ejemplo, explica lo siguiente sobre la copia a su Project Aeon:

Por una parte me preocupa un poco como han copiado tan literalmente nuestro trabajo sin ni siquiera pedir permiso o ponerse en contacto con nosotros. Pero, por otra parte, debo reconocer que me siento entusiasmado sobre la tecnología que usan y las oportunidades que van a crear para diseñadores y desarrolladores. Aeon era un concepto futurista imaginado por estudiantes en 2010. Ahora, cinco años después, forma parte de una patente que podría hacerlo realidad. Si lo piensas es asombroso.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)