Aunque parezca mentira, el robot Curiosity aún no había llegado a la parte más importante de su viaje. Esa fase comienza ahora con la llegada del vehículo al que era su destino principal sobre el planeta rojo: Monte Sharp. Esta montaña de 5.500 metros en el centro del cráter Gale arrojará nuevos e interesantes datos geológicos sobre la historia de Marte.

El robot Curiosity Rover llegó a Marte en Agosto de 2012. Su primer año operativo lo dedicó a determinar si las condiciones ambientales del planeta rojo eran aptas para vida bacteriana. Después de recorrer más de ocho kilómetros y de superar una duna de aspecto traicionero el robot se encontró con un problema.

Hacia finales de 2013, el vehículo se encontró con una zona de rocas afiladas que estaba desgastando en exceso las ruedas del rover. Ello obligó a los técnicos de la NASA a alterar la ruta prevista en busca de terrenos más amables. El cambio de dirección obligó a buscar otra zona desde la que encarar las faldas de Monte Sharp. Su destino final ha sido el valle Amargosa. Ahora el robot encarará el ascenso hasta las colinas Pahrump (la zona sobre la barra de escala en la foto a continuación).

Este área representa la frontera entre las planicies del cráter Gale, y las estribaciones de Monte Sharp. Según el líder del proyecto Curiosity, John Grotzinger, la zona es ideal no solo para determinar mejor la historia geológica de Marte, sino para hallar rastros de la vida microscópica que haya podido existir en el planeta vecino. [vía NASA / JPL]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)