El Samsung Galaxy S6 Edge es un smartphone futurista, pero tanta innovación se cobra un alto precio. Los especialistas en desmontar gadgets de iFixit han puesto sus manos sobre el nuevo terminal de la coreana y las noticias no son muy buenas. Mejor que no se te rompa nunca la pantalla.

La característica más llamativa del S6 Edge, que es su pantalla curvada hacia los laterales, es también la más problemática sobre la mesa de reparaciones. No es solo una cuestión de que sea complicada de desmontar, sino que su precio será previsiblemente mucho más caro que el de las pantallas convencionales.

Según iFixit, la pantalla está confeccionada mediante un proceso llamado termoformado 3D que puede llegar a ser ocho veces más caro que el de las pantalla normales. Los técnicos de iFixit estiman que a Samsung le cuesta alrededor de 26 dólares fabricar cada pantalla. El display del S6 normal, por referencia, cuesta unos 3 dólares. Los precios no son oficiales, sino tan solo estimaciones de iFixit, pero dan una idea de que el componente será mucho más caro de reponer en caso de que se nos rompa.

Advertisement

Por lo demás, el S6 Edge es bastante modular y no muy complicado de desmontar. La peor parte, como ya ocurría en el S6, se la lleva la batería, que exige desmontar el smartphone casi completamente. La nota final de reparabilidad del S6 Edge es de solo tres sobre diez. Como decíamos al comenzar, mejor que nunca tengáis que pasar por el servicio técnico con él. [vía iFixit]

Fotos: iFixit

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)