El nuevo Galaxy S8 puede conectarse a cualquier pantalla para convertirse en una especie de ordenador con Android, como habían mencionado tantos rumores hasta ahora. Esto lo hace en conjunto con una nueva base llamada DeX Station, y así funciona.

La base cuenta con un conector HDMI con salida de vídeo con una resolución máxima de 4K y 30 fps, además de dos puertos USB para conectar teclado y ratón. En general, la base sirve de puente entre el móvil y la experiencia de escritorio, aprovechando todo el potencial del S8 e incluso con ventiladores para refrigerarlo.

Advertisement

Lo más interesante del funcionamiento del S8 en conjunto con la base DeX, según la demostración oficial de Samsung, es que mostrará en pantalla una interfaz completamente distinta a la del móvil, adaptada para su uso en escritorio, incluyendo ventanas, acceso a documentos y el uso de varias aplicaciones de forma simultánea en la pantalla.

La base DeX se venderá como accesorio separado y promete ser mucho más barata que las alternativas para transformar móviles en PC que desde hace años ofrecen compañías como Motorola (ahora Lenovo), lo cual es una buena noticia.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.