Imágenes: NASA Earth Observatory

Durante la última década se han levantado cerca de un centenar de parques eólicos marinos en la costa de Europa, pero seguimos sin tener claro el impacto medioambiental que pueden producir en el mar. Nuevas imágenes de satélite publicadas por la NASA confirman un efecto inesperado.

Advertisement

En las fotos, capturadas por el satélite Landsat 8 del Servicio Geológico de Estados Unidos en junio de 2015, se pueden apreciar unas enormes estelas de sedimentos suspendidos que se extienden desde las turbinas de tres grandes granjas eólicas marinas en el mar del Norte:

Estelas de sedimentos en London Array (100 kilómetros cuadrados y 630 MW de potencia)
Estelas de sedimentos en Greater Gabbard (150 kilómetros cuadrados y 504MW de potencia)
Estelas de sedimentos en Thanet (35 kilómetros cuadrados y 300 MW de potencia)

Según un estudio de 2014, estas estelas de sedimentos tienden a alinearse con las corrientes marinas, pueden medir de 30 a 150 metros de ancho y se extienden a lo largo de varios kilómetros. Los científicos no tienen claro cuál es el efecto que pueden llegar tener en los viveros de peces o la vida marina de las aguas poco profundas del mar del Norte, pero ahí están.

Advertisement

Sin duda, el impacto medioambiental será mucho menor que las emisiones de dióxido de carbono que producen las centrales eléctricas basadas en combustibles fósiles, pero a medida que Europa apuesta por la energía eólica marina y puebla el océano de aerogeneradores, parece lógico estudiar a fondo sus consecuencias. [NASA Earth Observatory]

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.