Imagen: ESA/Hubble, L. Calçada)

Tiene el poco atractivo nombre de Cuerpo 288P, pero aún no tiene otro mejor porque es la primera vez que vemos algo semejante en el Universo. Astrónomos de la Agencia Espacial Europea a cargo del Telescopio Hubble han descubierto el primer asteroide binario activo, y está en el Sistema Solar.

El objeto forma una unidad, pero en realidad se trata de dos asteroides separados que giran uno alrededor del otro. Se da la circunstancia de que, además, son asteroides activos que emiten su propia cola de gases como si fueran un cometa.

A medida que hemos ido mejorando los instrumentos con los que estudiamos el universo, la distinción clásica entre cometas y asteroides se ha ido difuminando. Al principio se pensaba que los cometas eran pedazos de hielo, polvo y gas y los asteroides eran rocas inertes. En realidad hay objetos mixtos que parecen asteroides pero emiten gases y polvo como los cometas. Este tipo de asteroides activos son los que ahora han sido descubiertos formando pareja.

Advertisement

Cuerpo 288P forma parte del cinturón de asteroides que orbita entre Marte y Júpiter, y fue descubierto originalmente en 2011, pero estaba demasiado lejos para averiguar más sobre su naturaleza salvo que era un asteroide activo.

Foto: ESA/Hubble, L. Calçada)

En septiembre de 2016, el objeto pasó a 200 millones de kilómetros de la Tierra y científicos del Instituto Max Planck tuvieron la oportunidad de explorarlo más a fondo. Ahí fue cuando las observaciones del Hubble permitieron comprobar que el objeto no solo es un asteroide binario, sino que sus dos componentes tienen aproximadamente el mismo tamaño, algo también raro en este tipo de objetos binarios. Son dos asteroides activos de alrededor de un kilómetro que orbitan a 100 kilómetros uno del otro.

Advertisement

288P es único en su clase, y ahora los científicos se esfuerzan en tratar de encontrar trazas de objetos semejantes así como averiguar qué tipo de papel jugaron en la formación del Sistema Solar. El resultado del examen con el telescopio Hubble acaba de publicarse en Nature. [Max Planck Institute vía New Atlas]