Snapchat es la red social de moda entre los jóvenes de hoy en día. Es el boom del momento y todos los millennials no hacen más que compartir vídeos de sus fiestas y sus rostros con ojos grandes y un arcoíris. Pero ahora ha comenzado su peor pesadilla: sus padres, tíos y otros familiares “viejos” están invadiendo la red social.

Todos recordamos lo que sucedió hace unos 7 u 8 años con Facebook y cómo nuestros padres, abuelos y tíos se adueñaron de la red social, llenándola de fotos de bebés e invitaciones de cierta infame granjita. Está sucediendo lo mismo con Snapchat.

Advertisement

Advertisement

Y los millennials ya sienten terror.

Y lo peor del caso, según comentan algunos jóvenes indignados mientras eligen el mejor filtro para su nueva selfie o se peinan las puntas de un bigote de gran tamaño, es que estos padres han comenzado a seguirlos en Snapchat. Adiós privacidad, adiós anonimato, adiós a esos snaps haciendo cosas que no gustaría que tus padres vieran.

Sponsored

La realidad es que el uso de Snapchat ha incrementado considerablemente durante los últimos meses por parte de personas en edades desde 35 años en adelante. De hecho, WSJ reporta que el 14% de las personas con 35 o más años de edad en los Estados Unidos que poseen un smartphone usan Snapchat.

La emancipación de los “adultos” en nuevos territorios comienza, y después de conquistar Facebook e Instagram el siguiente objetivo está bastante claro: van por “tus” Snaps, millennial.

Advertisement

Advertisement

Y la verdad es que no es nada malo, las redes sociales son para todos, te guste o no. Excepto para mi, porque me avergüenza admitir que nunca entendí Snapchat. Me rendí con ella. [The Wall Sreet Journal vía Business Insider]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.