Hace unas semanas os mostramos un vídeo con las primeras pruebas de Verrückt, el nuevo tobogán de agua más alto del mundo. En aquel entonces eran sacos de arena. Hoy, los responsables del parque acuático Schlitterbahn, en Kansas City (Misuri), Estados Unidos, han comenzado las pruebas con personas.

Los primeros en experimentar el placer (o terror) de probar esta bajada infernal de 51 metros de altura han sido los propios ingenieros que lo han construido. Deben estar acostumbrados a su creación, porque el en vídeo no se les ve ni gritar.

Advertisement

Por citar una referencia, Verrückt es más alto que la Estatua de la Libertad o las Cataratas del Niágara. Para hacer más segura la bajada, los pasajeros irán atados en una balsa blanda para dos personas. Aunque la empresa responsable del parque lo desmintió, hubo que realizar algunos ajustes porque en las primeras pruebas, los sacos de arena salían volando al llegar a la subida diseñada para frenar el impulso de la primera caída. El segundo vídeo muestran el problema. [vía Schlitterbahn Development Group]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)