Viktor, Hermione y Ron en la boda de Bill Weasley y Fleur Delacour. Imagen: Warner Bros

¿Te acuerdas de Viktor Krum, ese fornido mago de Europa del Este que consiguió poner muy celoso a Ron Weasley? Lo conocimos en Harry Potter y el cáliz de fuego, pero su historia con Hermione pudo ir a más en una de las últimas película de la saga. El actor que hizo de Krum desvela los detalles.

El libro Harry Potter y las Reliquias de la Muerte empieza con una boda, la de Bill Weasley y Fleur Delacour. Viktor Krum es uno de los invitados, y su mera presencia pone de los nervios a Ron, que lleva un tiempo enamorado de Hermione. Para evitar que Krum se le adelante, Ron decide arrastrar a Hermione a la pista de baile (ya sabemos lo romántico que puede ser un baile con Viktor Krum, lo vimos durante el Torneo de los Tres Magos).

Viktor y Hermione en el Baile de Navidad del Torneo de los Tres Magos. Imagen: Warner Bros

Para la película, Harry Potter y las Reliquias de la Muerte - Parte 1, el director David Yates tenía una idea muy diferente. Aprovechando la tensión sexual no resuelta de este triángulo amoroso, Yates lo había dispuesto todo para que volviéramos a ver un baile entre Krum y Hermione, lo que haría estallar de los celos a Ron y le daría más profundidad a su relación con Hermione.

Advertisement

Advertisement

También habría sido una reaparición más interesante para el actor Stanislav Ianevski, que hacía el papel de Krum. Esto es lo que desveló Ianevski sobre aquella escena en una entrevista para el podcast de EW:

[Yates] inventó una nueva historia que no estaba en los libros, un triángulo amoroso entre Viktor Krum, Hermione y Ron, pero fue eliminado de la película porque obviamente no encajaba con todas las cosas horribles que suceden en el último libro.

Hicimos una nueva escena de baile, yo le robaba a Ron [el baile con Hermione]. Recordábamos viejos tiempos, Viktor actuaba de nuevo como un caballero, estaba feliz de verla y ella estaba feliz de verlo. Ron estaba sentado a un lado, celoso.

Habría sido un añadido muy útil en la película porque, a diferencia del libro, no hay escenas que nos recuerden el problema de celos que tiene Ron, y ya habían pasado cinco años desde Harry Potter y el cáliz de fuego. [EW]