Además de competir en el mercado con sus propios smartphones, Sony es uno de los principales proveedores de cámaras de la industria. Su último sensor CMOS es el primero de tres capas con memoria DRAM incorporada. Entre otros trucos, graba vídeo Full HD a 1000 fotogramas por segundo.

Advertisement

El chip consiste en un sensor convencional de dos capas (una para toda la circuitería dedicada al procesamiento de señales y otra para la estructura retroiluminada de píxeles) acoplado a una capa DRAM de alta velocidad.

El añadido permite almacenar imágenes a una velocidad sin precedentes en un sensor para dispositivos móviles, lo que se traduce en vídeos slow motion hasta ocho veces más lentos que con un sensor convencional y captura de fotos en 1/120 segundos, cuatro veces más rápido que con otras cámaras.

Una de las ventajas de esta velocidad de lectura es que reduce la distorsión del plano focal, el efecto de líneas verticales inclinadas que se produce porque la cámara lee antes la parte de arriba de la imagen. En este ejemplo, Sony muestra cómo el nuevo sensor reduce ese efecto no deseado:

El nuevo sensor CMOS de tres capas de Sony acaba de ser anunciado en la Conferencia Internacional de Circuitos de Estado Sólido (ISSCC) de San Francisco, de manera que no lo veremos en la próxima hornada de smartphones. Pero Sony dice que cualquier procesador de imagen es compatible, así que los fabricantes no van a tener inconveniente en enseñarles todos estos trucos a sus teléfonos. [Sony vía Engadget]