Trump. AP

De todos los presidentes de Estados Unidos, Trump es el único al que no se le conoce CI. ¿Puede ser el coeficiente intelectual un baremo objetivo para medir la inteligencia de una persona? En cuyo caso nos preguntamos, ¿qué nivel de inteligencia debe tener alguien para llegar a ser presidente de Estados Unidos?

Decir que Donald Trump no es inteligente es faltarle el respeto a los millones de personas que lo votaron, sin contar con los debidos procesos que pasó en el partido republicano para llegar si quiera a ser un candidato serio a la presidencia. Pero lo cierto es que es el único presidente de Estados Unidos del que no se tienen o no se saben los registros de su coeficiente intelectual o estudios similares. Y es una verdadera pena, porque de esa manera podríamos compararlo con otros presidentes o incluso con grandes personajes de la historia.

Qué es el coeficiente intelectual

Los cocientes intelectuales de una población de muestra lo bastante grande pueden representarse con una distribución normal. Wikimedia Commons

Cuando hablamos del cociente (o coeficiente) intelectual hablamos de una puntuación, del resultado que ha dado una persona en alguno de los numerosos tests estandarizados que existen para medir o valorar la inteligencia. Existe un error muy común en pensar que cuando hablamos de ello hablamos de la inteligencia absoluta de una persona. Se trata de una estimación que no siempre acierta y que debe pasar por la evaluación de un profesional que interpreta los datos.

Advertisement

Advertisement

Desde que el psicólogo William Stern lo empleara por primera vez en 1912, el método se ha ido estandarizando en muchos contextos distintos, por ejemplo para predecir el rendimiento escolar, como indicadores de necesidades especiales o para predecir el rendimiento laboral. Sus rangos y puntuaciones son las siguientes (de menor a mayor rango de inteligencia):

  • Capacidad cognitiva nula CI 0-4
  • Discapacidad cognitiva profunda CI 5-19
  • Discapacidad cognitiva grave CI 20-34
  • Discapacidad cognitiva moderada CI 35-54
  • Discapacidad cognitiva Leve CI 55-69
  • Retraso Mental CI 70-84
  • Debajo de la media CI 85-99
  • Media de cociente intelectual establecida CI 100
  • Encima de la media CI 101-111
  • Inteligencia brillante CI 112-129
  • Superdotado intelectual CI 130-139
  • Genialidad intelectual CI 140-154
  • Altas capacidades intelectuales CI 155-174
  • Inteligencia excepcional CI 175-184
  • Inteligencia profunda CI 185-201
  • Inteligencia mayor a 201

Teniendo estas medidas la cosa se pone más interesante si vemos las “notas” de personajes famosos del mundo de la cultura, la política o las ciencias. Por ejemplo Albert Einstein tenía 160, Tesla 180, Newton 190 y Bill Gates lo mismo que Einstein, al igual que Stephen Hawking.

¿Y los presidentes de Estados Unidos?

Los presidentes de Estados Unidos más inteligentes según la ciencia

Imagen aérea de la Casa Blanca. Wikimedia Commons

Por razones obvias no es posible que los 45 presidentes de Estados Unidos se hayan sentado para una prueba de CI. Así que en el año 2006 el profesor de psicología de la Universidad de California, Dean Simonton, llevó a cabo un exhaustivo estudio sobre la “brillantez intelectual” de los hasta entonces presidentes de Estados Unidos haciendo uso de la historiometría. El profesor utilizó este enfoque para estimar la correlación entre el CI y el éxito presidencial.

Sponsored

La principal diferencia en su estudio fue que, mientras que en las pruebas de CI a una persona se le da una prueba estandarizada y se supone que el resultado refleja su nivel de inteligencia, con el enfoque historiométrico el CI de una persona se estima cuantitativamente en base a variables que tienen correlaciones conocidas con el coeficiente intelectual tales como el nivel más alto de educación, los títulos académicos, las puntuaciones en los exámenes de admisión a la universidad, títulos, preferencias.

En su estudio el psicólogo encontró que desde Washington hasta G.W. Bush los presidentes oscilaban entre 118 (la media de una persona graduada) hasta los 173, una cifra estratosférica. No sólo eso, el estudio acabó teniendo una fuerte correlación positiva con una medida sobre la “grandeza presidencial”, basada a su vez en múltiples factores sobre la capacidad de liderazgo.

Advertisement

El resultado de Simonton demostró a grandes rasgos que a mayor inteligencia mayor desempeño en su tarea de gobernar. Además, sus resultados coincidieron con los metanálisis a gran escala del psicólogo Frank Schmidt, los cuales demostraron que la capacidad cognitiva general (el rasgo subyacente en el CI) es el que mejor predice el desempeño en el lugar de trabajo.

A partir de su trabajo se llevó a cabo un segundo estudio para puntuar los coeficientes de los hasta entonces presidentes de Estados Unidos basándose en los rasgos de su personalidad, biografías, estudios y exámenes en vida. Finalmente se ilustró una lista con los 15 “más inteligentes”. Este fue el resultado (de “genio” a “menos genio”):

John Adams, el más inteligente. Wikimedia Commons
  • 1) John Adams CI 173
  • 2) Thomas Jefferson CI 160
  • 3) John F. Kennedy CI 158
  • 4) Bill Clinton CI 156
  • 5) James Madison CI 155
  • 6) Jimmy Carter CI 153
  • 7) Woodrow Wilson CI 152
  • 8) Theodore Roosevelt CI 149
  • 9) James Garfield CI 148
  • 10) Chester Arthur CI 148
  • 11) Abraham Lincoln CI 148
  • 12) Franklin D. Roosevelt CI 146
  • 13) Millard Fillmore CI 143
  • 14) John Tyler CI 142
  • 15) Franklin Pierce CI 141

Posteriormente fue analizado el de Obama obteniendo una media de 140. Y luego ha llegado Trump. En el año 2013 el actual presidente de los Estados Unidos lanzaba uno de esos tuits que retumban en el mundo entero ante el ataque de algún grupo en contra. Donald Trump venía a decir que tenía uno de los coeficientes más altos. ¿Decía la verdad?

Lo cierto es que no existen registros, ni oficiales ni estudios paralelos, que nos indiquen cual es el CI de Trump. Quienes argumentan que su oratoria es muy básica y común se puede refutar con que es un tipo que demuestra conocer a su audiencia sin la necesidad de ser un gran comunicador. Obviamente su riqueza podría significar inteligencia, pero también lo es que nació heredando parte de las mismas.

Advertisement

Sabemos que estudió y que tiene el título en economía por la Wharton School de la Universidad de Pensilvania y que a partir de ahí se hizo cargo de lo que luego fue la Trump Organization. Ocurre que si hacemos caso a la biografía escrita por Gwenda Blair (en el 2001), The Trumps, Donald fue admitido en Wharton por amistades de la familia obteniendo unas calificaciones simplemente “respetables” según la escritora.

¿Cuál es la inteligencia de Donald Trump? No lo sabemos. Intuimos que el trabajo del presidente de una nación requiere de una amplia gama de conocimientos y habilidades, y que el mismo presidente debe adquirir grandes cantidades de información de forma vertiginosa a la vez que resolver problemas complejos de todo tipo. Por eso el coeficiente no puede ser el único predictor del éxito.

Advertisement

Con Trump podemos hacernos una idea en base a los estudios de Simonton pero no dejaría de ser una suposición debido a la poca información que se tiene de él en este sentido. Llegados a este punto y como se suele decir, la historia será la encargada de dictar sentencia en cuanto a la capacidad que tiene para liderar la nación más poderosa del mundo. Y por tanto, de afectar al resto del planeta.

Le deseamos en ello toda la suerte del mundo. Por la cuenta que nos trae.