La saga de videojuegos Pokémon nació gracias a la mente de Satoshi Tajiri basándose en un mundo donde había que coleccionar unas criaturas que llamó “monstruos de bolsillo”, pocket monsters, o mejor dicho, pokémon. Pero en realidad la palabra es mucho más antigua de lo que imaginamos.

De hecho, la historia se remonta a casi 100 años antes de que en 1996 saliera a la venta (primero en Japón) los primeros juegos de la saga creada por los estudios de Game Freak y Nintendo: Pokémon Rojo y Azul (o Rojo y Verde en tierras niponas). Aunque los pokémon son los monstruos que conocemos gracias a estos videojuegos, las palabras “Pokemon” y “Pokemen” ya existían.

Advertisement

Advertisement

Estas nacieron en el siglo XIX y provienen parte del dialecto córnico, que se habla en Cornualles, al extremo suroccidental de Inglaterra. Y lo más interesante es su significado, dado que quería decir algo bastante similar a tonto, torpe o estúpido. Así, si alguien de la región decía una frase como “such pokemen ways” significaba algo como “esas maneras torpes”. Sí, lo has leído bien.

Dudamos muchísimo que esto estuviera relacionado en alguna forma a la creación de la mítica saga de juegos, series y películas, pero es una coincidencia maravillosa. De hecho, en el dialecto córnico existe otra palabra bastante peculiar, “Dumbledore”, sí, como el personaje de la saga de novelas de Harry Potter. Esta significa algo como “espina”, y en el inglés moderno se puede utilizar para referirse a un abejorro. Y claro, J.K. Rowling sabía esto al escribir sus novelas.

Así que tranquilo, puedes seguir jugando tranquilamente al Pokémon Go, sin preocuparte de que el juego haga referencia a la torpeza. Es una simple, pero maravillosa, coincidencia. [History Extra vía Kotaku]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.