Elon Musk. AP

La vida de Elon Musk parece que no tiene sentido si no se levanta con un nuevo y apasionante reto. Hace unas horas acaba de lanzar un órdago al gobierno australiano. Promete arreglar los problemas de la red eléctrica en Australia del Sur en 100 días. Si no lo consigue lo hará gratis, sin coste para el gobierno.

En realidad, lo que propone Elon Musk en esta curiosa apuesta es construir una granja de almacenamiento de energía de 100 megavatios (en 100 días), si Musk se pasa lo hará sin coste alguno para el país. El jueves fue Lyndon Rive, vicepresidente de productos energéticos de Tesla, el que deslizó la idea de que la compañía podría instalar esos 100-300 megavatios de almacenamiento que requerirían para prevenir la escasez de energía que ha estado causando picos de precios y apagones en el estado.

Advertisement

Un reto que ha surgido en Twitter, donde el CEO de Tesla ha respondido al CEO de Atlassian (empresa de software australiana), el millonario australiano Mike Cannon-Brookes. Musk aseguró que en la hipotética firma del contrato se aseguraría el sistema de instalado y su funcionamiento dentro de esos 100 días. Poco después saltó en la conversación entre ambos la Senadora del partido SA Greens, Sarah Hanson-Young, abierta a hablar sobre la propuesta de Musk.

¿Y cómo podría conseguir dicha instalación en 100 días? La respuesta la encontramos en la construcción de la nueva megafábrica de Tesla en Nevada. Suponiendo que Musk pueda asegurar un acuerdo con el gobierno australiano, es factible pensar que Tesla tiene la capacidad de cumplir con la promesa de su fundador, no hay que olvidar que la compañía construyó una granja similar de 80MW en California el año pasado en tan sólo 90 días.

Advertisement

De ser así, Elon Musk podría solucionar el problema que ha sufrido el estado australiano a raíz de una serie de apagones en los últimos seis meses, el último de ellos el pasado mes de febrero durante una ola de calor. [The Guardian]