¿Recordáis a Wet Nellie? El pasado mes de julio salió a subasta el Lotus Esprit modificado que navegó de verdad bajo el agua en la película de James Bond La espía que me amó. A comienzos de septiembre se supo que alguien se había hecho con el vehículo por 866.000 dólares. Hoy, nuestros compañeros del mundo del motor de Jalopnik han conocido la identidad de ese comprador anónimo. Es nada menos que Elon Musk.

Tiene sentido. El inventor de un medio de transporte futurista y fundador de una empresa de coches eléctricos de última generación, y de otra de cohetes reutilizables para llevar suministros al espacio, acaba de hacerse con un coche submarino de una película de James Bond. Uno casi se siente tentado a creer las teorías conspiratorias que aseguran que Musk es un genio del mal al estilo Hank Scorpio. También puede ser, simplemente, que Musk sea un entusiasta de los Lotus. No en vano el diseño del Tesla está inspirado en el Lotus Elise.

La información ha llegado a Jalopnik desde una fuente fiable en Reino Unido, país donde tuvo lugar la subasta. Elon Musk no ha declarado nada todavía al respecto de su supuesta nueva adquisición. Tanto si es para su colección particular, como si es para inspirarse en la fabricación de un Tesla submarino, nos parece un gran final para un coche único. [Jalopnik]