Elon Musk finalmente ha comparecido públicamente para hablar de la reciente explosión de un cohete Falcon 9 con la carga que estaba destinada a la Estación Espacial Internacional. El CEO de la compañía aeroespacial ha reconocido que el accidente es un duro golpe al futuro de SpaceX.

No se trata tanto de una pérdida de confianza por parte de sus clientes, como de la evolución de la investigación de nuevas soluciones. El Administrador de la NASA, Charles Bolden, reiteró su apoyo a la compañía tras el accidente, y expresó su confianza en que SpaceX será capaz de llevar astronautas a la Estación Espacial Internacional en 2017.

Musk ha confirmado que la parte comercial de la compañía tiene previsiones optimistas, pero el accidente puede causar serios retrasos en materia de investigación, especialmente en los concerniente a lograr aterrizar el Falcon 9 para su reutilización, algo que lleva meses intentando en diferentes lanzamientos sin éxito.

Advertisement

El mayor problema es que los ingenieros de SpaceX aún no han logrado precisar cuál fue la causa del accidente, y los lanzamientos se han pospuesto indefinidamente hasta que logren dar con el problema. Se sabe que la explosión tuvo lugar en los tanques de oxígeno de la parte superior, pero no hay ninguna hipótesis que concuerde con los datos de vuelo que se han recuperado hasta ahora.

Musk suele explicar siempre los pormenores de las misiones (fallen o no) en su cuenta de Twitter, pero esta vez ha guardado un poco habitual silencio al respecto del accidente. Él mismo ha reconocido que la explosión ha pillado a la compañía completamente por sorpresa y que quieren analizar todos los datos ante de ofrecer una explicación. Según ha avanzado en una conferencia de investigación y desarrollo en torno a la Estación Espacial Internacional, esa explicación podrían llegar a finales de esta misma semana. [vía The Verge]

Foto: AP Images

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)