Ni Nikola Tesla era el héroe glorioso que últimamente se retrata aquí y allá, ni Edison un villano sin escrúpulos. La realidad, sin embargo, es que Tesla tuvo un sueño acerca del modo en el que distribuimos la energía que, paradójicamente, la compañía que lleva su nombre está a punto de cumplir.

Elon Musk anunciaba ayer que Tesla Motors planea lanzar en los próximos meses una batería destinada al hogar para "acabar con la factura eléctrica". No es un proyecto a largo plazo ni una intención de futuro, el diseño ya está acabado y entrará en producción en los próximos 6 meses.

Advertisement

Todos los detalles, que recogió originalmente Bloomberg y están sacados de una llamada de Musk a los inversores, son esos. No hay mucho más y al menos desde un punto de vista estricto decir que Tesla va a acabar en un futuro próximo con la factura de la luz o a revolucionar la manera en la que distribuimos y almacenamos la energía es básicamente humo.

Pero lo irónico del asunto, sobre el papel, es que la idea de Musk de destronar el abusivo control que la mayoría de compañías eléctricas llevan ejerciendo en diferentes países durante años se remonta a los orígenes mismos de la distribución eléctrica. A los tiempos en los que Edison y el propio Nikola Tesla competían implantar un modelo de distribución basado en la corriente continua (el primero) y otro en la corriente alterna (el segundo). Tesla llegó a decir

Energía libre y gratis para todos: Ese es mi sueño

La realidad, tan poco romántica como siempre, es más cruda: decir que existe la energía libre es como decir que existe el trabajo sin esfuerzo o la comida gratis. En física, la energía se define como la capacidad para realizar un trabajo. No hay más. Así que el concepto de energía "libre" de Tesla se queda un poco manco cuando se mira desde esa perspectiva. Y tampoco puede ser gratis, per se.

El sueño de Tesla, adaptado al siglo XXI

Pero que no hay margen por ese lado, sin embargo, no quiere decir que no haya mejores maneras de distribuir, almacenar y utilizar la energía. Ahí es donde Elon Musk, a los mandos de Tesla Motors, puede cumplir el sueño que Nikola Tesla tuvo hace casi 130 años. Baterías que, renovables mediante, pueden almacenar el sobrante de esa energía para que pueda ser utilizada posteriormente en los hogares, reduciendo de manera drástica el consumo directo que viene desde la vía más habitual: la red eléctrica.

¿Cómo funcionarían? Aunque innovador, la idea no es exactamente nueva, el Toyota Mirai ya parte de un concepto similar y tiene una batería que funciona con Hidrógeno y puede extraerse y utilizarse posteriormente en casa. Esa misma batería puede suplir las necesidades eléctricas de un hogar mediano durante aproximadamente una semana. Nada mal.

Advertisement

El camino hasta su implantación será probablemente muy largo, medidas que funcionan en el mercado americano es muy posible que se vean frenadas en otros como el europeo, mucho más proteccionista. En España de hecho han llegado a tomarse medidas tan absurdas como impuestos para los que utilizan energía solar. Una situación, de hecho, que recuerda poderosamente al caso Uber.

Imagen: TED

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)