Suena a película de ciencia-ficción, pero está ocurriendo. El alto mando del ejército estadounidense tiene muy claro que el futuro de los conflictos armados estará protagonizado por máquinas, no por seres humanos, y la razón es, quizá, inesperada: los robots son más baratos.

La cifra la daba el General Robert Cone en un reciente simposio de aviación militar. Estados Unidos se plantea reducir el tamaño de sus brigadas de 4.000 a 3.000 soldados. Los encargados de cubrir ese vacío de efectivos serán robots.

Advertisement

Aunque diseñar un robot es un proceso que cuesta millones de dólares, el mantenimiento de la unidad, en términos de logística de combate, es mucho menor que el de un soldado. Eso por no mencionar el hecho de que no necesitan atención médica, no sufrén estrés en combate y, lo más importante, no cobran pensión de retiro.

El cambio en los efectivos será un proceso lento en el que la tecnología aún tiene mucho que decir. Cone calcula que el reemplazo por unidades mecánicas tendrá lugar entre 2030 y 2040. Los nuevos soldados, eso sí, no tendrán aspecto de Terminators humanoides. serán más bien pequeños vehículos terrestres como el Maars de Quinetiq, o el iRobot 710, de la misma compañía que fabrica las aspiradoras Roomba. Os dejamos con varios vídeos de estas máquinas letales en acción. [Popular Science]

Northrop Grumman MADSS

HDT Robotics Protector

iRobot 710 Warrior

QinetiQ MAARS