Imagen: AP

Los resultados financieros de Amazon muestran un fuerte crecimiento en ventas y un nuevo récord de ingresos. [Bostezo]. Ahora olvidémonos del dinero por un momento y fijémonos en el tamaño de la plantilla.

A finales del año pasado, la empresa empleaba a más de 341.400 humanos a tiempo completo o parcial; un 50% más que en 2015. A su vez, a finales de 2016 había unos 45.000 robots trabajando en los almacenes de Amazon; de nuevo, un 50% más que en la anterior campaña navideña.

Las dos tendencias son estables. Amazon compró la compañía de robótica Kiva Systems en 2012 por 775 millones de dólares y desde entonces viene doblando el número de robots que trabajan en los almacenes (la mayoría son una especie de Roomba inteligente con capacidad de montacargas).

Advertisement

Al mismo tiempo, el crecimiento de la plantilla de trabajadores humanos mantiene un crecimiento anual estable de entre el 30 y el 50%, sin incluir a los contratistas ni a los trabajadores temporales:

Imagen: Quartz

A pesar de la cantinela que estamos acostumbrados a escuchar, en Amazon los robots no están quitándonos el trabajo, sino ayudando a la compañía a reducir los costes vinculados con la manipulación y el envío de paquetes.

Advertisement

Amazon pierde miles de millones en los envíos porque tiene la costumbre de subvencionárselos al cliente para quitarse de en medio a la competencia. Y ahí es donde los robots pueden reducir costes a mansalva.

Pero todavía es pronto para sentirnos seguros en nuestros puestos de trabajo, ya veremos cómo queda el gráfico en unos años. [Quartz]