Aunque fueras un zombi, comer cerebros no te regresará la memoria, pero un trasplante de células madre sí. Por primera vez, las células madre de embriones humanos se han transformado en células nerviosas que ayudaron a ratones a recuperar la capacidad de aprender y recordar.

Un estudio realizado por Su-Chun Zhang, profesor de neurología de la Universidad de Wisconsin-Madison es el primero en demostrar que las células madre humanas pueden implantarse con éxito en el cerebro y luego sanar las deficiencias neurológicas.

Las células madre embrionarias se cultivaron en el laboratorio, usando productos químicos que son conocidos para promover el desarrollo en las células nerviosas. Los ratones fueron una cepa especial que no rechazan los trasplantes procedentes de otras especies.

Advertisement

Una vez dentro del cerebro de ratón, las células madre implantadas forman dos tipos vitales de neuronas que se comunican con los químicos GABA o la acetilcolina. "Estos dos tipos de neuronas están involucradas en muchos tipos de comportamiento humano: las emociones, el aprendizaje, la memoria, la adicción y muchos otros problemas psiquiátricos", dice Zhang.

Después del trasplante, los ratones obtuvieron una mejor puntuación en las pruebas comunes de aprendizaje y memoria. Por ejemplo, eran más hábiles en la prueba del laberinto de agua, donde la meta es recordar la ubicación de una plataforma escondida en una piscina.

La reparación de daño cerebral usando trasplantes de células es muy importante, ya que en el futuro podría tratar a personas que tienen Alzheimer, Síndrome de Down, esquizofrenia, epilepsia, depresión, y hasta adicciones. Sin embargo, Zhang señala que ahora es difícil saber exactamente qué parte del cerebro esta dañada en muchos de los trastornos psiquiátricos. [News WISC]

Crédito de imagen: Pinky and the Brain / Warner Bros. Animation