The Pokemon Company acaba de lanzar su nuevo juego para iOS y Android, y es incluso más absurdo y raro de lo que uno cabría esperar. No solo está protagonizado por el pokémon más inútil de todos, sino que es el primer juego en el que puede morir de manera completamente aleatoria.

Magikarp Jump es una oda a estos peces. Al comenzar, el jugador no elige entre varios pokémon, sino entre tres cañas de pescar. El resultado siempre es el mismo: una Magikarp, aunque sus estadísticas y color salen completamente al azar.

El objetivo es engordar a la Magikarp y entrenarla para que aumente sus estadísticas de salto. Como combatiente, las habilidades de las Magikarp son bastante limitadas, así que los duelos consisten en ver qué pokémon salta más alto en el aire.

La cuestión es que el juego está repleto de encuentros y sucesos totalmente aleatorios, y algunos de ellos pueden terminar matando de manera definitiva a nuestra Magikarp. A veces aparecen objetos brillantes en el estanque. Si decidimos ir a por ellos pueden ser diamantes pero ya se nos advierte que también hay anzuelos que pueden matar al pez.

Otras veces un salto de la magikarp termina de manera siniestra cuando un pidgeotto que pasaba por allí la atrapa en al aire y se la lleva para devorarla. No hay vuelta atrás. Perdiste a tu pez. Entrena otro. si la muerte de un pokémon te parece algo sin importancia quizá debas saber que a los entusiastas del juego no les está sentando nada bien.

También es cierto que las magikarp que entrenas en el juego no llegan muy lejos. Podemos decorar su acuario, buscarles otros pokémon con los que jugar, y darles de comer diferentes cosas pagadas con monedas del juego, pero llegado cierto nivel, Magikarp Jump nos obliga a retirar a nuestro pez y volver a empezar.