Foto: Tesla

Sabíamos que el Tesla Model 3 va a ser un automóvil realmente minimalista en muchos aspectos. Sin embargo, puede que uno de estos rasgos futuristas no sea bien recibido por los entusiastas del motor más ortodoxos. El vehículo solo tendrá una pantalla, y no está frente al conductor.

El Tesla Model X ya confía la mayor parte de los datos de conducción a una pantalla central, pero aún conserva indicadores básicos como el de la velocidad, frente al conductor. El nuevo modelo de la compañía abandona ese diseño y deja todos los indicadores en la pantalla central, ligeramente a la derecha del asiento del conductor.

El propio Elon Musk confirmaba el dato en Twitter en una conversación con un usuario francamente preocupado ante la posibilidad de que el Model 3 pierda la posición tradicional de los indicadores, que lleva con nosotros décadas sin casi ninguna variación. Musk asegura que no echaremos de menos la configuración tradicional, y añade que tampoco hay un sistema de visualización en el parabrisas del que no hayamos oido hablar.

Foto: Tesla

¿Podremos acostumbrarnos a este interior radicalmente diferente al de los automóviles convencionales? Si finalmente los coches autónomos cobran la importancia que van a tener, es posible que saber en todo momento a qué velocidad vamos pase a ser cosa del pasado, pero aún así... Aún es pronto para juzgar, pero ¿qué os parece un salpicadero así? [vía Elon Musk en Twitter]