La Dirección General de Tráfico se ha propuesto entrar en 2017 con los deberes hechos y ya está trabajando en un reglamento que ofrezca base jurídica legal a los coches autónomos. El nuevo reglamento entrará en vigor en algún momento del próximo año.

En realidad, España es uno de los países que más han trabajado en la adopción legal de los coches autónomos y no precisamente desde ahora. La DGT ha hecho un trabajo ejemplar en este sentido. El marco legal para que los fabricantes puedan probar vehículos que se conducen solos existe ya desde noviembre de 2015. Uber, por poner un ejemplo muy popular (o impopular) estos días, no tendría en España ninguno de los problemas legales que está sufriendo en California para probar sus taxis autónomos. Tan solo tendría que pedir permiso a la DGT para poder circular (otra cosa sería el poder recoger pasajeros). La norma de la DGT estipula tanto la definición de coche autónomo como su alcance:

Vehículo autónomo es todo aquel que dispone de capacidad motriz equipado con tecnología que permita su manejo o conducción sin precisar la forma activa de control o supervisión de un conductor, tanto si dicha tecnología autónoma estuviera activada o desactivada de forma temporal o permanente.

Podrán solicitar la autorización para la realización de pruebas y ensayos los fabricantes de vehículos autónomos, sus carroceros y los laboratorios oficiales, así como los fabricantes o instaladores de la tecnología que permita al vehículo plena autonomía, las universidades y consorcios que participen en proyectos de investigación.

Conducir un Tesla con el modo semiautomático que integran es perfectamente legal en España. El estacionamiento automático (con el conductor fuera del vehículo) también está contemplado en la ley de tráfico desde marzo de 2016.

Advertisement

Si todo esto está aprobado ¿en qué está trabajando exactamente la DGT entonces? Pues en el conjunto de normas necesarias para que los vehículos completamente autónomos de particulares puedan circular con normalidad. La tarea no es tan fácil como darles luz verde. Juan José Arriola es el director del departamento de vehículos autónomos dentro de la DGT. En una entrevista a El Confidencial, Arriola explica que el próximo paso es redactar normas del código de circulación especialmente adaptadas a la conducción automatizada. El reto es lograr que además sean lo bastante flexibles como para acoger los rápidos cambios en esta tecnología.

Estas normas llegarán en 2017. El siguiente paso es modificar la ley de seguro obligatorio y seguridad vial para que contemple también a los coches autónomos. Esta segunda medida tardará un poco más en hacerse efectiva porque involucra a varios ministerios. Probablemente esté funcionando para 2018 o 2019. Los primeros vehículos autónomos (aunque no completamente) ya podrán circular el año que viene. [vía El Confidencial]