El USNS Fall River es la más reciente incorporación a la flota de la marina estadounidense. Se trata de un catamarán multiusos de transporte capaz de cargar hasta un batallón completo (312 personas) con sus vehículos.

Pese a sus espectaculares dimensiones (más de 100 metros de eslora y 1.500 toneladas de peso), el calado del Fall River es de menos de cinco metros, lo que le permite operar muy cerca de la orilla y en cauces fluviales donde otros barcos militares no podrían entrar. Además, es rápido, superando los 80 kilómetros por hora a toda máquina. En su cubierta hay espacio suficiente para que aterrice uno de los versátiles aviones de despegue vertical F22 Osprey.

El USNS Fall River no es un barco de ataque y, de hecho, comparte más del 70 de su diseño con los nuevos catamaranes que sirven como conexión marítima rápida en Hawái. Los barcos son obra de la misma compañía con la que la marina estadounidense tiene un contrato de 1.600 millones de dólares para construir 10 de estos vehículos. Esta flota será de especial utilidad para servir de transporte rápido en caso de catástrofes humanitarias. [Defence Update - Global Security - Wiki]