Foto: Austrian Airlines

Entras a un avión, y el personal de vuelo te saluda amablemente en un ritual que se repite con cada pasajero. ¿Por qué se sigue manteniendo esa cortesía aparentemente absurda? La respuesta es sorprendente. En realidad no es solo una cortesía, y la azafata hace algo más que saludar.

Gaea Peregrinor es azafata desde hace 25 años y responde a esa peculiar pregunta en la red Quora. Si el tedioso saludo a cada pasajero nos parece un anacronismo es porque el saludo es lo de menos. En ese momento los miembros de la tripulación que nos saludan están examinándonos cuidadosamente de arriba a abajo.

Peregrinor explica que el personal de vuelo aprovecha ese momento para inspeccionar los pasajeros en busca de posibles problemas y también de personas a las que recurrir en caso de que aparezcan esos problemas. Saludar es una forma, por ejemplo, de intentar identificar a pasajeros que puedan estar ebrios, bajo los efectos de las drogas, o que simplemente tengan una actitud negativa, beligerante o sospechosa.

Foto: Norwegian

Igualmente, las azafatas identifican en este primer saludo a los pasajeros que pueden serles útiles durante el vuelo, bien porque estén en evidente buena forma física, o porque pertenezcan a algún cuerpo de seguridad. En los aviones no hay policía, y en el caso extremo de que uno de los pasajeros resulte ser conflictivo, solo se puede recurrir a los demás pasajeros para reducirlo. Tener localizado a alguien de rango militar o simplemente a alguien muy atlético permite ganar segundos que pueden ser preciosos.

Sin ser tan dramáticos, las azafatas aprovechan también este momento de saludos para identificar a pasajeros fuertes y que entiendan bien el inglés para situarlos junto a las salidas de emergencia en caso de que uno de los pasajeros en estos asientos rehuse asumir la responsabilidad que va con su puesto. Según Peregrinor, solo la palanca que abre la escotilla de una salida de emergencia requiere una fuerza equivalente a mover 27 kilos.

Advertisement

Advertisement

El personal de vuelo aprovecha el saludo inicial para localizar a las personas con necesidades especiales, como padres con niños o pasajeros con minusvalías. Tambien identifican a pilotos de la compañía que vuelan como pasajeros y, si se puede, a personas con conocimientos médicos. Saludar es, en definitiva, un medio de ir conociendo a los pasajeros y hacer mejor su trabajo. [Quora vía Quartz]