Imagen: frankieleon

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) considera seguros para el consumo hasta ocho tipos de edulcorantes artificiales. Quizá los reconozcas por su nombre comercial: sucralosa (Splenda), sacarina (Sweet and Low), aspartamo (Equal) y estevia (Truvia). Cada uno tiene diferentes niveles de dulzura y usos.

Estos sustitutos del azúcar son populares entre las personas que sufren de diabetes porque no producen picos de glucosa en la sangre de la misma manera que el azúcar, y también entre las personas a dieta que quieren algo “dulce” sin un subidón de calorías. Porque, a diferencia del azúcar de mesa, que tiene aproximadamente 16 calorías por cucharadita, la sucralosa, la sacarina, el aspartamo y la estevia tienen pocas o ninguna caloría. Aquí es donde difieren:

Advertisement

Advertisement

  • Sucralosa (Splenda): La sucralosa no se absorbe en el cuerpo, por lo que tiene cero calorías. Es unas 600 veces más dulce que el azúcar de mesa y se puede utilizar en cualquier cosa. Dado que no pierde su dulzura cuando se le aplica calor, puedes utilizarla en comidas calientes y para hornear.
  • Sacarina (Sweet and Low): La sacarina fue uno de los primeros edulcorantes artificiales que estuvieron disponibles. Se utiliza en alimentos, medicamentos, e incluso en la pasta de dientes. La sacarina es entre 200 y 700 veces más dulce que el azúcar, no tiene calorías y se puede emplear también en la cocina.
  • Aspartamo (Equal): El aspartamo se encuentra normalmente en los chicles, los refrescos light, postres y muchos de los snacks “sin azúcar”. Es 200 veces más dulce que el azúcar, pero tiene algunas calorías (unas míseras 2 calorías, más o menos) por paquete. Pierde su dulzura cuando se calienta, así que no es ideal para productos horneados.
  • Estevia (Truvia): Debido a que la dulzura de la estevia deriva de las hojas de una planta llamada Stevia rebaudiana, a menudo se promociona como un “edulcorante natural”. En los EE.UU., la planta en sí no se añade a la comida, sólo un extracto químico llamado Rebaudioside A. Es entre 200 y 400 veces más dulce que el azúcar.

Beth Skwarecki escribe en Lifehacker que cuando un sustituto del azúcar es “200 veces más dulce que el azúcar” significa que el fabricante usó 1/200 partes como mucho para igualar la dulzura del azúcar de mesa. Los edulcorantes artificiales tienen un montón de mala prensa; si te preocupa, echa un vistazo a su desglose sobre la seguridad de los edulcorantes artificiales en tu dieta.