Los huesos encontrados en la cueva de España. J.V. Morales-Pérez, Journal of Anthropological Archaeology

Podíamos intuir que en España gustaba la carne pero, ¿los primeros en practicar canibalismo en el Mediterráneo occidental? Esto es justamente lo que viene a decir un grupo de arqueólogos. Han encontrado el primer ejemplo de canibalismo de la región hace 10 mil años, en una cueva cerca de Valencia.

No es la primera vez que ocurre. A lo largo de la historia han sido muchos los hallazgos arqueológicos que nos han demostrado que la Edad de Piedra en Europa fueron tiempos difíciles, tanto como para ver actos caníbal entre Homo sapiens.

Advertisement

El hallazgo tuvo lugar hace unos meses y supone un nuevo hito. Los investigadores se encontraban estudiando unas excavaciones en Coves de Santa María (Castell de Castells), y encontraron que 30 huesos humanos descubiertos a lo largo de las últimas décadas parecían pertenecer a al menos dos adultos y un niño pequeño. Además, todos indicaban haber vivido en algún punto durante el final del último período glacial.

Lo curioso era que muchos de los huesos adultos mostraban signos de haber sido cortados y martillados con herramientas de piedra, también calentados, cocinados y posiblemente mordidos por otros seres humanos, y además se encontraron dispersos entre los restos de otros animales, como el íbice y el ciervo.

Advertisement

Aquello fue una sorpresa, pero aún más intrigante, resulta que las diferencias en la datación por radiocarbono sugerían que había ocurrido al menos en dos ocasiones distintas.

Cómo asegurar las evidencias de prácticas de canibalismo

Cannibalism. Wikimedia Commons

Como decíamos al comienzo, han sido muchos los hallazgos que nos hablan de este tipo de prácticas en la antigüedad. Hoy es un tema del que ni si quiera se habla, pero hace mucho tiempo era otra historia. Es lo que los antropólogos llaman “prácticas antropófagas” dentro de las culturas antiguas, aunque probarlo no es una tarea nada fácil.

Advertisement

¿Por qué? Porque desde una perspectiva basada en la evidencia, los signos de huesos cocinados a veces pueden ser el resultado de algún tipo de práctica funeraria, o incluso se puede deberse al desgaste de los restos a medida que van pasando lentamente los milenios. De hecho y como apuntan los investigadores españoles en su trabajo, “en los lugares de África del Norte hay restos humanos desmembrados con marcas de corte asociadas con enterramientos secundarios”.

Advertisement

Por tanto, para hablar de canibalismo hay que estar muy seguros de que las evidencias de los huesos así lo reflejan. En este caso, los investigadores aplicaron la siguiente lista de verificación basada en el trabajo del antropólogo Bruno Boulestin:

  • Prueba directa: la presencia de huesos humanos en coprolitos (humanos) o la identificación de mordeduras humanas en huesos humanos.
  • Prueba indirecta: principalmente cocina o marcas.
  • Criterios primarios de primer orden: fractura antropogénica y representación anatómica diferencial.
  • Criterios primarios de segundo orden: principalmente marcas de corte.
  • Criterios secundarios que no están directamente relacionados: posición y preservación de los huesos y presencia de huesos quemados.
Cannibalism. Wikimedia Commons

En términos más sencillos, si encuentras huesos humanos en excrementos humanos, marcas en los huesos asociados con la cocina, huesos que parecen haber sido cortados con una herramienta o huesos dispersos en vez de colocados cuidadosamente, se puede concluir con confianza que ha existido “canibalismo”.

Advertisement

En el caso que nos ocupa, los investigadores fueron capaces de marcar las casillas 2 y 5. Además y aunque distinguir las marcas hechas por nuestros propios dientes de las de un animal no siempre está claro, en este caso los investigadores estaban bastante seguros de que las perforaciones de doble arco y fosas triangulares eran una señal clara de que provenían de caninos y molares humanos

¿Por qué comieron carne humana?

Cannibalism. Wikimedia Commons

Una vez que parecía que las evidencias estaban claras, pasaron a la otra gran pregunta, ¿por qué lo hicieron? Desgraciadamente, esa parte sigue teniendo algo de misterio. Se sabe que los seres humanos se comen unos a otros en momentos de desesperación, pero también existe la posibilidad de que sea simplemente una manera de honrar a los muertos o de matar a un enemigo.

Advertisement

Lo cierto es que el mundo estaba cambiando hace unos 10.000 años, con el comienzo de la agricultura surgiendo entre algunas culturas y las poblaciones que emigraban cuando la última era de hielo llegó a su fin. Podría ser que la comunidad que vivió alrededor de las Coves de Santa María sufriera dificultades, aunque los numerosos huesos de animales, conchas marinas y una amplia gama de recursos en el ambiente circundante hacen que esa hipótesis sea menos probable.

Advertisement

Por tanto, todo son hipótesis y ninguna certeza, lo que indica que las razones que llevaron a las civilizaciones antiguas a este tipo de actos seguirán escondidas con un halo de misterio. [Journal of Anthropological Archaeology vía ScienceAlert]