Cantón de Valais. Wikimedia Commons

El 15 de agosto de 1942, Marcelin y Francine Dumoulin, padres de siete niños, desaparecían en la zona del Cantón de Valais (Alpes suizos). Ahora, 75 años después, la policía ha comunicado que sus cuerpos han sido encontrados y preservados perfectamente en el glaciar Tsanfleuron.

Según ha explicado a los medios la hija menor de la pareja, Marceline Udry-Dumoulin, de 75 años:

Hemos pasado toda nuestra vida en busca de ellos, sin parar. Siempre pensamos que algún día podíamos darles el funeral que merecían. Ahora puedo decir que después de 75 años de espera esta noticia me da una profunda sensación de calma.

La policía de Valais ha explicado que ambos cuerpos fueron descubiertos la semana pasada gracias a un trabajador en las inmediaciones del glaciar, en las cercanías de un telesilla sobre el resort Les Diablerets, a 2.615 metros de altitud.

glaciar Tsanfleuron. Wikimedia Commons

Los dos cuerpos llevaban documentos identificativos, aunque también se procederá a confirmar las identidades a través de las pruebas de ADN. Según los investigadores:

Los cuerpos estaban acostados uno cerca del otro. Era un hombre y una mujer que llevaban ropa que databa del período de la Segunda Guerra Mundial. Estaban perfectamente conservados en el glaciar y sus pertenencias estaban intactas. Creemos que pueden haber caído en una grieta donde permanecieron durante décadas. Cuando el glaciar retrocedió, cedió sus cuerpos.

La hija ha contado a los medios que Marcelin y Francine habían dejado a sus hijos aquel día para irse de excursión:

Fue la primera vez que mi madre fue con él a semejante excursión. Siempre estaba embarazada y no podía escalar en las condiciones tan difíciles de un glaciar. Después de un tiempo, fuimos separados y colocados en familias. Tuve suerte de quedarme con mi tía. Todos vivimos en la región, pero nos convertimos en extraños.

Una historia ciertamente asombrosa. 75 años después de su desaparición, los cuerpos conservados de Marcelin y Francine podrán descansar en paz. [The Guardian]