En la pequeña ciudad de Hanahan, a las afueras de Charleston (Carolina del Sur), no se habla de otra cosa que del caimán naranja que se ha dejado ver estos días cerca de un estanque. Varios vecinos publicaron fotos del animal en Facebook y le pusieron nombre: Trumpgator, en honor a Donald Trump.

No es la primera vez que pasa. En 2011 se avistó por primera vez un aligátor similar al oeste de Florida y fue coronado como el primer caimán naranja del mundo. Entonces, un representante de la Comisión de Conservación de Pesca y Vida Silvestre de Florida dijo que el color provenía seguramente de “pintura, colorante, óxido de hierro o algún otro elemento del ambiente que dejó un revestimiento en el animal, volviéndolo de color naranja”.

Advertisement

Hay muchos animales de colores brillantes, como los insectos dorados de los que hablábamos el otro día, pero es improbable que estos grandes reptiles nacieran de color anaranjado o adquirieran esa tonalidad por una anomalía genética (como el albinismo). En el caso de Carolina del Sur, se vuelve a sospechar de algún factor ambiental, ya sea óxido de hierro o un crecimiento excesivo de algas en su hábitat debido a la contaminación.

Fuera lo que fuera, en Internet están encantados con el Trumpgator porque no es el único espécimen de piel naranja que copa titulares últimamente. “Los aligátores del Lowcountry están mostrando su apoyo a nuestro presidente”, bromeó una usuaria de Twitter junto a la foto del caimán.

Sponsored

[WCBD News 2 vía Atlas Obscura]