Arqueólogos de la Universidad de Esmirna (Izmir), en Turquía han encontrado los restos de lo que parece un nuevo juego de mesa perteneciente a la cultura mesopotámica y con una antiguedad de más de 5.000 años.

El hallazgo se ha producido en una tumba recién descubierta en el suroeste del país, junto a la ciudad de Siirt. El descubrimiento es relevante porque los investigadores no han logrado ponerse de acuerdo en si las 49 figuras encontradas juntas corresponden a un nuevo juego sin descubrir, o forman parte de varios sets pertenecientes a diferentes juegos. Se han encontrado un total de 49 figuras de piedra entre las que hay pequeños discos, esferas, piezas talladas que se asemejan a peones, pirámides y hasta pequeñas figuras que parecen de jabalíes o cerdos.

La cultura mesopotámica es una de las más importantes en lo que se refiere a juegos de mesa o de tablero. El más conocido es el Juego Real de Ur (sobre estas líneas), encontrado en las tumbas reales de la ciudad de Ur por Sir Leonard Wooley. Algunas de las fichas de este juego de tablero coinciden con las encontradas en Siirt, pero no todas. Otras de las figuras podrían formar parte del Senet (a continuación), un juego de mesa que está considerado el más antiguo del mundo. Lo inventaron en las primeras dinastías egipcias, hacia el año 2.500 antes de Cristo.

El próximo trabajo de los investigadores de Turquía será intentar averiguar si las figuras pertenecen a un entusiasta de los juegos de mesa de hace 5.000 años, o forman parte de un descubrimiento completamente nuevo. Ayudaría el encontrar algún tipo de tablero, pero todavía no se ha hallado ninguno. El yacimiento corresponde a un asentamiento llamado Başur Höyük que tiene más de 7.000 años de antiguedad, lo que podría avalar su anterioridad al Senet. [Discovery News]

Foto del Juego Real de Ur y del Senet: Wikipedia, bajo licencia Creative Commons