Sabemos que hay cerca de 50 galaxias orbitando alrededor de nuestra vía Vía Láctea. 40 de esas galaxias emiten tan poca luz como que no son distinguibles a simple vista, pero Virgo I es un caso especial. Es tan oscura que no la habíamos visto, y lo mejor es que probablemente no esté sola.

La nueva galaxia mide 248 años luz de diámetro y está a 280.000 años luz de nuestro Sol. Se ha descubierto gracias a la nueva herramienta Hyper Suprime-Cam (HSC) del Telescopio Subaru, en Hawai. La HSC es capaz de captar mucha más luz que cualquier otro telescopio equivalente.

La magnitud absoluta es el brillo que emite un punto a una distancia de 10 parsecs (32,6 años luz) y se usa como medida de lo luminosos que son los objetos en astronomía. Hasta hace muy poco no éramos capaces de ver objetos con una magnitud absoluta de menos de -8. La galaxia de Andrómeda, por citar una referencia, tiene una magnitud absoluta de -21,77, y la gran nube de Magallanes brilla con -18,35.

Advertisement

La nueva galaxia oscura descubierta junto a la nuestra tiene una magnitud absoluta de solo -0,8. Lo interesante de su descubrimiento es que hace sospechar que nuestra Vía Láctea está, en realidad, rodeada de galaxias oscuras que aún no hemos visto. Su estudio permitirá conocer mejor como funciona la materia oscura y cuál es su papel en la formación y evolución de las galaxias. [Astrophysical Journal vía Science Alert]