En Oklahoma tienen un problema entre manos: un agujero de aproximadamente $900 millones en el presupuesto estatal. Los republicanos del estado quieren proponer una solución sin aumentar impuestos, algo que es más difícil de lo que suena. Se ha considerado despedir a trabajadores no esenciales de universidades y eliminar ciertos créditos tributarios.

Sin embargo, el republicano Mike Ritze tiene otra solución. Esta semana ha sugerido identificar y entregar a los 82.000 de estudiantes del estado que no hablan inglés al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (o ICE, por sus siglas en inglés), lo que él dice podría ahorrar al estado $60 millones.

“Tenemos que identificarlos y entregarlos al ICE para confirmar si de verdad son ciudadanos. ¿De verdad tenemos que educar a personas que no son ciudadanos?” declaró Ritze a la estación KWTV.

Advertisement

Advertisement

El republicano añadió que es importante demostrar que se puede equilibrar el presupuesto sin subir impuestos. Como han notado varios medios, no está claro si Ritze simplemente quiere proporcionarle al ICE un listado de estudiantes que no hablan inglés o si quiere físicamente realizar una recogida de los estudiantes y entregarlos a la agencia.

En realidad, la ley federal de Estados Unidos dice que los estados no pueden negarle a un estudiante una educación pública, que es gratuita, aunque no sea ciudadano. Además, usar el inglés como un requisito también es controvertido debido a que en Estados Unidos no existe una lengua oficial. Aunque el inglés se considera la lengua del país, no hay una ley federal que lo establezca como la lengua oficial. No obstante, varios estados sí tienen leyes denominando al inglés como su lengua oficial. Oklahoma es uno de ellos.

Según el Centro de Investigación Pew, se estimó que había 95.000 inmigrantes no autorizados en Oklahoma en 2014. El Departamento de Educación del Estado afirmó que hay aproximadamente 50.000 estudiantes de inglés en las escuelas públicas de Oklahoma, aunque el hecho de estudiar inglés no significa que no sean ciudadanos.

Advertisement

Inmediatamente después de hacerse pública la propuesta de Ritze, oficiales del estado la declararon vergonzosa. Fue rechazado por el responsable de las escuelas públicas del estado y hasta miembros de su propio partido se han puesto en contra de ella.

Advertisement

La gobernadora republicana del estado, Mary Fallin, fue otra oponente a la propuesta. En una respuesta al Washington Post, la oficina de la gobernadora afirmó que no se iba a hacer ninguna recogida de estudiantes que no hablaran inglés.

No sería la primera vez que Oklahoma creara leyes estrictas de inmigración. En 2007, se aprobó una ley que clasificó ayudar a un inmigrante no autorizado como un delito grave. La misma ley obligó a que las autoridades policiales confirmaran la ciudadanía de personas arrestadas y exigió que las agencias estatales preguntaran sobre el estado de inmigración de las personas antes de darles beneficios, según el AP. Un juez anuló la mayoría de esa ley.

[The Washington Post y AP]