La Agencia Espacial Europea está buscando a alguien con un título de Medicina que no le tenga miedo a la oscuridad, al frío extremo y al aislamiento casi total del resto del mundo. Si es tu caso, podrías ser de gran ayuda en la investigación científica para la conquista de Marte y la Luna.

No, no viajarías a la Luna sino a la Antártida. La oferta de trabajo es para un doctor en Medicina dispuesto a pasar seis meses en la base de investigación Concordia de la meseta antártica, que se encuentra 1100 kilómetros al interior del continente. Aparte de tener una vista privilegiada de las estrellas (no hay contaminación lumínica ni polvo en la atmósfera cuando el día está despejado), participarías en experimentos para investigar cómo los humanos se adaptan a vivir tan lejos de casa, por ejemplo comprobando la moral del equipo, monitorizando sus habilidades a lo largo del tiempo y observan do cómo sus cuerpos hacen frente al cambio de ritmo y el entorno cerrado.

Advertisement

Como todos los trabajos, tiene su parte mala, y es que en invierno el Sol de la Antártida no se eleva sobre el horizonte durante cuatro largos meses. A la oscuridad perenne habría que sumar el oxígeno reducido en el aire y las temperaturas extremas en el exterior que pueden alcanzar los 80 grados bajo cero. Pero quizá lo que más ansiedad te pueda causar es que no se realizan entregas de suministros durante seis meses, por lo que el equipo de la base Concordia queda aislado y debe gestionar las emergencias por su cuenta.

Si aun así quieres solicitar el trabajo, puedes hacerlo. Ojo: solo médicos con la nacionalidad de uno de los 22 Estados miembros de la ESA. ¡Suerte!

[ESA]