Ni el desierto del Sáhara, ni el de Arizona, ni el páramo de los Monegros. El lugar más insoportablemente cálido del planeta es el desierto salado de Lut o Dasht-e Lut, al sudeste de Irán. Las mediciones de satélites de la NASA han registrado la mayor temperatura ambiental (sin ayuda de incendios, volcanes, géiseres o actividad humana) del mundo: 70,7 grados centígrados (según el satélite Aqua de la NASA en 2005).

Dasht-e Lut es una meseta de 480 km de largo y 320 km de ancho. Su zona más caliente es una planicie de roca volcánica negra llamada Gandom Beriyan. La oscuridad del terreno absorbe más la radiación solar, y las montañas vecinas forman un tunel de viento cálido que convierte a este rincón del mundo en lo más parecido a un horno de convección. El calor y las condiciones son tan extremas que, salvo por los ocasionales visitantes o caravanas que lo atraviesan, se considera un lugar desprovisto de vida.

En esta imagen tomada por el satélite Envisat MERIS de la Agencia Espacial Europea se puede apreciar la orografía general de esa zona de Irán, con el área de dunas, Gandom Beriyan, y las montañas que lo rodean. [ESA]

Foto: ix4svs en Flickr, bajo licencia Creative Commons