Ya es oficial, la misión Rosetta es un éxito: la humanidad acaba de aterrizar por primera vez en la superficie de un cometa. Un viaje de 10 años, miles de millones de kilómetros y un hito más en la historia de la humanidad y los viajes espaciales.

A las 17:03 de la tarde, horario europeo (10 de la mañana en México) llegaba por fin al centro de control de la Agencia Espacial Europa la señal de Philae. Los arpones destinados a fijarlo a la superficie del cometa se habían lanzado con normalidad y las tres patas de la sonda estaban desplegadas.

Philae estará activo sobre el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko durante poco tiempo. Sus baterías duraran en principio en torno a las 64 horas, aproximadamente dos días y medio pero sus datos tendrán un valor incalculable para la ciencia. El 67P no es un cometa cualquiera, nunca ha estado cerca del Sol y por tanto conserva prácticamente íntegra su estructura y su composición desde los tiempos de la creación del Sistema Solar.

Advertisement

Sus datos nos permitirán conocer mejor el proceso de formación planetaria y la aparición de la vida. Las principales teorías sobre la vida en la tierra sostienen que las primeras moléculas orgánicas, aminoácidos, llegaron a nuestro planeta a bordo de cometas.

En breve el módulo CIVA-P Philae, encargado de tomar las fotografías panorámicas, comenzará a enviar las primeras imágenes a la Tierra. Recordemos que cada señal que nos envía desde el cometa tarda unos 28 minutos en llegar.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)