Hay ilusiones ópticas que nos atrapan y nos perdemos en ellas por minutos y minutos intentando encontrarle sentido. La última obra animada de Ben Ridgway en realidad no tiene sentido, pero de igual forma es capaz de hipnotizarte con simplemente mirarlo por unos segundos.

Su nombre es “Continuum Infinitum” y básicamente es una animación infinita que el artista recomienda descargar y poner en loop, en bucle, y perderte en ella por horas que se derrita tu cerebro, al son de la música que Ridgway eligió para acompañarla, o eligiendo tus canciones favoritas.

Advertisement

Advertisement

En mi caso he optado por el álbum Meddle de Pink Floyd y me ha costado dejar de ver el vídeo al encontrarme atrapado en una especie de río psicodélico animado en donde todos estos objetos abstractos se encogen y crecen al ritmo de un solo de guitarra. [Ben Ridgway vía Sploid]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.