El año pasado, la compañía Sleep Number IQ ya presentó una cama conectada que monitoriza la calidad de nuestro sueño. El siguiente paso este año es una cama conectada que, además, permite a los padres saber si el niño duerme o no con solo consultar el móvil.

En vez de confiar en pulseras cuantificadoras, todo el colchón de esta cama futurista está lleno de sensores de presión que miden los movimientos del niño (es una cama tamaño infantil), y hasta su pulso y ritmo respiratorio. Todos estos datos se envían a una aplicación móvil que además analiza las pautas de sueño para saber cómo afectan las actividades diarias o la dieta a la salud del retoño.

La cama también emite alertas cuando el niño abandona la cama en mitad de la noche, e incluso enciende unas luces bajo la estructura para reducir el miedo que el pequeño pueda tener a dormir solo. Estas luces pueden encenderse y apagarse desde la aplicación. Para rematar, la cama ofrece diferentes cámaras de are en el colchón que pueden inflarse o desinflarse mediante la aplicación para dejar la cama al gusto del niño. La cama de Sleep Number IQ sale a la venta a finales de año a un precio en torno a los 1.000 dólares [vía Sleep Number]


¿Quieres estar al tanto de todas las novedades presentadas en el CES 2015 de Las Vegas?Sigue toda nuestra cobertura aquí, bajo la etiqueta "CES 2015".

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter,Facebook o Google+ :)