Agencias espaciales como la NASA cuentan con muchas cámaras de vacío para probar todo tipo de equipamiento. Pero esta no es una cámara cualquiera. Se trata de la Vacuum Chamber 5 (VF-5) una de las más avanzadas del mundo para probar propulsores eléctricos. En funcionamiento parece salida directamente de Stargate.

Puedes ver el interior de esta cámara en la imagen al completo debajo, publicada hoy por la NASA. Los paneles de la parte superior y posterior están enfriados a base de helio para llegar a temperaturas cercanas al cero absoluto (−273,15 °C). Esto congela el aire restante en la cámara, lo que hace que las condiciones de vacío sean prácticamente idénticas a las del espacio. Además, permite probar propulsores iónicos que utilizan xenón, un elemento químico muy caro. Como el xenón acaba congelado, este se puede recuperar, reduciéndose así el coste de las pruebas.

En esta cámara de vacío la NASA prueba diseños de propulsores iónicos como el de debajo. Se trata de un propulsor a efecto Hall, un tipo de propulsor iónico en el que el propelente es acelerado mediante un campo eléctrico. Este nuevo diseño utiliza un 10% menos de combustible que un propulsor convencional de combustión química y puede procesar hasta 3 veces más potencia de empuje que modelos anteriores, incrementando su eficiencia en un 50%. Si algún día queremos llegar a Marte sanos y salvos, propulsores como este (y las cámaras donde se prueban) son la clave para conseguirlo. [vía NASA]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)