Bruce Pascal recibió su primer cochecito de juguete a la edad de 7 años. Hoy es el orgulloso propietario de la mayor colección del mundo de cochecitos de la marca Hot Wheels, incluyendo más de 175 prototipos únicos y uno valorado en más de 150.000 dólares.

Con semejantes valoraciones, no es de extrañar que toda la colección esté estimada en más de un millón de dólares. El modelo más costoso es una furgoneta Volkswagen de color rosa que imita los modelos de los 60 y 70. La particularidad es que se trata de un modelo con dos pequeñas tablas de surf sobresaliendo de la parte posterior del que solo existen dos en color rosa en el mundo.

Pascal tiene toda su casa y su oficina repleta de vitrinas a medida en las que expone miles de los pequeños cochecitos. Según el coleccionista, hay más objetos únicos relacionados con la marca Hot Wheels en su casa que en la propia Mattel. El sueño de este fanático de los juguetes es, algún día, poder construir su propio museo. [vía Barcroft TV]